TETAZO-Cuando la voz no es suficiente, se pone el cuerpo.

EL 27 de Enero de este año, en un balneario de la ciudad de Necochea, tres muchachas hicieron topless desatando una fuerte polémica entre varios de los presentes, que terminó con la aparición de la policía local (20 patrulleros) y una contravención de pobre justificación, que obligó a las chicas a vestirse.

Como resultado, a lo largo del país se activó una fuerte e inmediata protesta: el «Tetazo». De muy variada convocatoria, mujeres de distintos colectivos, mujeres autoconvocadas, partidos políticos, varones activistas y curiosos mal intencionados, el Tetazo significó la instalación de una antigua discusión: el cuerpo libre vs. «el decoro y la moral».

El cuerpo como territorio de disputa: la libertad condicionada por la hipocresía de una sociedad que sigue justificando un sistema donde pública y mediáticamente se toma a la mujer como objeto. La naturalidad incómoda. La emancipación que asusta.